No hago el vago, estiro las piernas

Share Button

¿Estarías de acuerdo con aquello de «el mejor empleado es el que no abandona su puesto de trabajo durante las 8  horas más que para ir al baño»? Hasta el siglo pasado podríamos suponer que eso es cierto, pero nuestros hábitos cuentan con el respaldo científico que ha demostrado que es nocivo. Perder el tiempo, además de aumentar nuestra calidad de vida, aumenta nuestra productividad.

Hacer pausas en el trabajo beneficia a la salud

Todos somos conscientes de la importancia de realizar algún ejercicio físico para que nuestro corazón funcione mejor. Y lo sabemos porque hay miles de estudios y ensayos médicos que lo han demostrado. Ahora bien… los investigadores parecen haberse dado cuenta recientemente de que tienen otros temas que investigar como el sedentarismo profesional prolongado, es decir, no levantarnos de la silla durante demasiado tiempo seguido.

Muchos de nosotros trabajamos sentados delante de un ordenador o de una mesa la mayor parte de nuestra jornada laboral, además nuestro tiempo de ocio está también ligado, muchas veces, al ordenador, a la vídeoconsola, a la televisión… Y cada vez más actividades «pasivas»

Es por ello que la Universidad de Queesland, en Australia, ha publicado un estudio en el que afirma que, las pequeñas acciones como levantarse para hablar por teléfono, ir a comentarle algo al compañero en lugar de llamarle por teléfono o enviarle un correo, o subir o bajar las escaleras de ese piso hasta nuestro despacho, en lugar de tomar el ascensor, son pequeñas inyecciones de salud para nuestro corazón.

El estudio sobre el movimiento físico de 4.757 personas demostró que las más estáticas poseían mayor circunferencia de cintura, niveles bajos de colesterol bueno y predisposición a la diabetes. El estudio se publicó en la revista European Heart Journal y fue realizado a partir de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de EE.UU con personas cuya edad media era de 46,5 años.

Miles de pequeños gestos como el que te hemos comentado ayudan a tener una mejor salud. Y eso lo saben bien y nos lo pueden explicar los profesionales de Prevención de Riesgos o los profesionales de Gestión integral de prevención, calidad y medioambiente. Porque prevenir es la clave para ahorrar en nuestra salud y para que las empresas también ahorren.

Y es que además de personal, estar en forma es una responsabilidad profesional. Por eso no es tan raro que muchas empresas se incluyan dentro de su plan de retribución flexible masajistas, terapeutas, diestistas, etc.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *