Spain is different

Share Button

Hace tiempo que me voy dando cuenta que cuanto más encorsetada está la sociedad, más tontos parecemos o nos quieren hacer parecer.

“Ojalá más humildad y menos orgullo.”

Debo confesar que ya hace bastante tiempo que apenas veo la televisión, me parece una forma de perder el tiempo, pudiendo hacer otras actividades que me reporten más satisfacción, ya no tengo esas ganas, esa incertidumbre por si me perdía tal serie o tal programa como me solía pasar en mi adolescencia. Sin duda, según he ido creciendo y madurando, también he ido evolucionando, y me he dado cuento que el tiempo es oro y que no lo podemos perder con cualquier cosa.

También debo decir que no veo las noticias en la televisión, y soy muy selectiva leyéndolas por Internet, no todo es oro lo que reluce, y las noticias están muy adulteradas, se mira mucho la información que se comparte, pero de todas formas, me da la sensación que no se cuenta todo lo que ocurre realmente en el mundo.

De vez en cuando le echo un vistazo a las audiencias televisivas, me río y me muero de vergüenza al mismo tiempo al darme cuenta de que vivimos en un país de pandereta, dónde prima el postureo, los programas de cotilleo y sin sustancia, aún no me explico cómo programas como Gran Hermano, Supervivientes, y todos los programas de esa índole puedan tener audiencia, puesto que son programas de los denominados ‘telebasura’, programas en los que la mayoría de la gente que acude son los autodenominados “famosos venidos a menos” o personas que no son conocidas aún y quieren vivir del famoseo, ganando dinero a costa de unos pocos, vendiendo exclusivas de millones.

Hace unas semanas una persona de mi confianza me dijo que aunque no comprará una famosa revista dónde salen siempre “famosas desnudas” (no voy a decir su nombre por si las moscas), siempre se paraba en el quiosco a mirar la portada; me comento que últimamente las portadas estaban decayendo a pasos agigantados, que no era lo de antes, que ahora casi salía cualquier chica que quisiera ser famosa y ganarse un dinerillo.

La cuestión es: ¿tan bajo estamos cayendo en España?

Mi respuesta a esta pregunta es sencilla, este país ha ido decayendo a pasos agigantados, la mayoría de personas que viven en este país tan venido a menos no se da cuentan de que somos la vergüenza de Europa, la mayoría de extranjeros vienen aquí a pasarlo bien, creyendo que España son toros, paella, siestas, folleteo, y muchas cosas que podría enumerar.

Pero chicos y chicas, señores y señoras, Spain is different, así se denomina y se denominaba hace años, pero España es más que turismo, o al menos debería serlo, tenemos riqueza cultural que algunos se han encargado de enterrar.

Cada vez soy más consciente de que nos tratan como un experimento sociológico, como conejillos de indias con los que hay que experimentar. Teniendo en cuenta la que está viniendo encima desde la crisis del 2008, deberíamos darnos cuenta de que las cosas no son como nos las pintan.

Pero claro es más fácil estar conectados a las redes sociales, sólo para disfrute personal, enganchados a la ‘telebasura’ y fingir que todo va bien, que darse cuenta de que vivimos en una sociedad en la que nos dirigen como muñecos.

Así que por favor, seamos más humildes, menos egoístas, dejemos de mirar para otro lado, y démonos cuenta de que aunque no podamos cambiar todo el mundo, si podemos cambiar el mundo de nuestro alrededor. La sociedad debería darse cuenta de que el mundo se desmorona, que quién sea más fuerte y esté preparado sobrevivirá al golpe.

“Menos televisión, más lectura e investigación.”

Share Button
Beatriz Infanzon
Follow me

Beatriz Infanzon

Nacida a mediados de los años 80. Me gusta contar historias con alma, de esas que dejan huella. Amante del cine, un buen libro, la música, las series; me considero una persona ecléctica, abierta a nuevos proyectos y colaboraciones. Sonrisa como filosofía de vida.
Beatriz Infanzon
Follow me

Latest posts by Beatriz Infanzon (see all)

Acerca de Beatriz Infanzon

Nacida a mediados de los años 80. Me gusta contar historias con alma, de esas que dejan huella. Amante del cine, un buen libro, la música, las series; me considero una persona ecléctica, abierta a nuevos proyectos y colaboraciones. Sonrisa como filosofía de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *