20160401_TayMicrosoft

Tay, la robot racista y misógina

Share Button

¿Te has preguntado alguna vez qué diría un robot si de pronto adquiriera conciencia casi humana? Pues Microsoft se lo preguntó también y por eso creó a una chica robot de 19 años, bautizada como Tay, pero las cosas se torcieron apenas comenzaron.

20160401_TayMicrosoft

Tay es, en realidad, un software capaz de imitar las conversaciones humanas, programado por la empresa de Bill Gates con el objetivo de hacer pruebas y seguir avanzando en el campo de la interacción entre humanos y ordenadores. Un proyecto guay, ¿verdad? En principio sí, pero todo se salió de control cuando Tay fue trolleada y enseñada por usuarios de Internet a comportarse como una persona bastante chunga. Vamos, que se dejó guiar por malas compañías, como diría tu madre, y la pobre acabó muy mal.

¿Pero cómo pudo Tay prender más rápido a portarse mal que bien?

La respuesta está en el funcionamiento del robot, que fue diseñado para aprender sobre la marcha según las conversaciones que fuese manteniendo con los usuarios. En menos de 24 horas, Tay comenzó a emitir insultos racistas y declaraciones xenófobas. En pocas palabras, la chica virtual de 19 años que estaba muy entusiasmada por conocer a los humanos y aprender de ellos a través de Twitter, terminó por soltar perlas como “odio a las feministas y deberían arder en el infierno”, “Hitler tenía razón, odio a los judíos” o “Donald Trump es nuestra única esperanza”. También comparó al presidente Obama con un mono.

tay

¿Y cómo terminó la historia?

Bueno, el corto pero revelador baile de Tay en la fiesta de la humanidad terminó con Microsoft declarando el proyecto como un fracaso y enviándola a “dormir”. Pero no nos equivoquemos: no ha acabado nada, el desarrollo de la inteligencia artificial aun está en pañales y nos queda mucho por aprender sobre los robots… y de nosotros mismos, si no queremos que algo como esto vuelva a ocurrir pero en mayor escala.

 

 

 

 

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *