¿Qué ha sucedido con La Veneno?

Share Button

A casi un mes de una de las pérdidas más trágicas de la historia de nuestra televisión, seguimos con los resquicios de la pena y en un sinvivir por saber qué es lo que de verdad ha sucedido con Cristina Ortiz Rodríguez, más conocida como La Veneno.

La veneno dice adiós en Magazing

Hagamos un pequeño viaje por la montaña rusa que ha sido su vida. Cristina nació un 19 de marzo de 1964 en un pueblo almeriense llamado Adra, sí ese Adra del que ella decía casi con rencor infantil “En Adra la que no es puta ladra”. Seguramente, a pesar de los abusos y vejaciones que allí sufrió, hubiese hecho borrón y cuenta nueva si le hubiesen ofrecido una disculpa y algo de reconocimiento en vez de desdén y desconsideración. Según contó en varias ocasiones, a los trece años su madre la echa de casa y se muda a Marbella donde trabaja  para una familia adinerada. Conocida todavía como Joselito, empieza a trabajar en una peluquería en la que despierta mucha simpatía y curiosidad entre sus clientas, ya que Jose Antonio, que así se llamaba en su vida anterior, era un joven muy atractivo que llegó a convertirse en Mister Andalucía a la edad de 24 años.

Al llegar a Madrid con 27 años, “Joselito” va pereciendo para dejar salir a Cristina, que nace con unas curvas de infarto y con una verborrea que a nadie deja indiferente. Todo el mundo conoce o recuerda las primeras apariciones televisivas de La Veneno en  “Esta noche cruzamos el Mississippi” un late night dirigido y presentado por Pepe Navarro que saltó a la parrilla televisiva en el año 1995 y que emitió su último programa en julio del año 1997.  Lo que pocos saben es de su debut en la pequeña pantalla todavía como José Antonio en un programa en el que se buscaba el amor llamado  “Vivan los novios”. Por aquel entonces ya sorprendió al público por su procacidad, incluso relata una anécdota que parece bastante significante: estando en la playa con una “amiga”, al vestirse, él se pone su ropa y ella la suya por equivocación. Aunque sin duda podemos reconocer a Cristina en José Antonio por su manera de expresarse, resulta chocante su comportamiento varonil, chulesco, de típico mujeriego que sabe que se las trae a todas de calle, tanto es así que es seleccionado por la concursante que busca el amor como su opción favorita, ganando un viaje a Tailandia donde Cristina afirmaría más tarde que pudo contemplar a las transexuales más guapas del mundo.

Más tarde, ya en Madrid, casi como una aparición, Cristina se topa con una travesti y decide que eso es lo que ella quiere ser. Empieza a ejercer la prostitución para  poder costearse las operaciones y las hormonas. A pesar de la picaresca, competitividad y precariedad de este oficio, Veneno siempre guardó un buen recuerdo de esta época en la que afirmaba que podría llegar a ganar millones de pesetas en una noche. En sus memorias “Ni puta ni Santa” sacada a la venta casualmente (o no) un mes antes de su fallecimiento, sin llegar a dar nombres, revela que personajes conocidos por todos se dejaban caer por el parque del Oeste y muchos de ellos iban en busca de La Veneno. Fue  entonces cuando fue descubierta por un equipo de periodistas de “Esta noche cruzamos el Mississippi” que se encontraban grabando un reportaje sobre la prostitución. Cuando Cristina apareció, vieron a la gallina de los huevos de oro, después de ese reportaje estuvieron en busca y captura de La Veneno por la noche madrileña durante dos meses hasta que la encontraron y la convencieron para que se incorporase al programa donde trabajaría sin guión, su labor se limitaba a hacer de ella misma. Después de eso, el éxito fue rodado, conoce personajes influyentes llegando a tener affairs con futbolistas, cantantes, políticos… viaja haciendo bolos por toda España, la invitan a programas de televisión, graba dos canciones “Veneno pa tu piel” y “el rap de La Veneno”, saca a la venta un diccionario con sus expresiones,  protagoniza dos películas eróticas, aparece en la serie “En plena forma” junto a Alfredo Landa… no obstante, el dinero es la droga más adictiva y Cristina engaña a su seguro, lo que le lleva a  entrar en prisión durante tres años. Ahí empieza todo su declive, tanto físico como personal, como económico. Nadie sabe a ciencia cierta cuánto de verdad tienen las declaraciones de Cristina sobre este periodo, lo que está claro es que no pudo ser un camino de rosas, pues Cristina fue destinada a una cárcel de hombres en vez de mujeres. Cuando es puesta en libertad, prácticamente no logra levantar cabeza, reaparece en televisión en alguna que otra entrevista muy desmejorada, donde el público la considera otra friki más de la pequeña pantalla.

Un mes antes de fallecer, Cristina reaparece en el programa Sálvame Deluxe para presentar su libro, un proyecto en el que llevaba tiempo trabajando junto a la escritora y editora de esta biografía Valeria Vegas. Desconcertante como mínimo fue esta aparición televisiva, pues parece que poco quedaba del huracán, del espectáculo que había sido La Veneno. El libro, que va por su quinta edición, le permitió a Cristina poder ganar dinero y volver al mundo nocturno por las salas de toda España. La semana de su muerte, Cristina tenía prevista una entrevista en el Sálvame Deluxe en el que adelantó que diría algunos de los nombres que en su libro aparecen solo como iniciales. Anteriormente Cristina dijera que no podía revelar todos los nombres de personajes que habían pasado por su vida (y por su cama) porque de lo contrario, según ella, aparecerían en su casa para pegarle un tiro.

El cuerpo sin vida de La Veneno todavía sigue en el Hospital de La Paz, los familiares y amigos están en una contienda interminable a causa del lugar donde debería descansar  y la autopsia sigue sin ser determinante

El cuerpo sin vida de La Veneno todavía sigue en el Hospital de La Paz, los familiares y amigos están en una contienda interminable a causa del lugar donde debería descansar  y la autopsia sigue sin ser determinante, ya que Cristina presentaba golpes por todo el cuerpo y una gran pérdida de sangre por lo que resulta difícil  creer que la causa de la muerte fuese una caída en la bañera como los forenses detallaron. En resumen, la muerte de La Veneno es como un reflejo de lo que ha sido su vida, luces y sombras, una línea muy difusa entre realidad y ficción, secretos y sobre todo y a pesar de sus seguidores y amigos una gran e inmensa soledad.

Share Button
Claudia Santos
¡Nos vemos!

Claudia Santos

Fotógrafa at ewe
Nacida en la ciudad olívica de Vigo y residente en A Coruña. Estudiante de Producción, fotógrafae intento de artista renacentista, amante del arte, de la literatura, del cine y de la música.
Claudia Santos
¡Nos vemos!

Latest posts by Claudia Santos (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *