Potomanía: ¿y si te mueres por beber demasiada agua?

Share Button

Siempre habrás oído eso de que beber agua es bueno, incluso que hay que beber una cantidad determinada de agua al día. Sus beneficios en la hidratación del cuerpo, de la piel, del cerebro, ayuda al organismo a funcionar correctamente. En cambio hay personas que se fuerzan a beber agua, cuentan el número de vasos (o litros) que ingieren y tratan de alcanzar objetivos depurativos o de adelgazamiento que pueden ser fatales. Hoy en Magazing te contamos qué pasa si bebes demasiada agua.

Los efectos de la deshidratación pueden ir desde la sequedad de la piel, dolor de cabeza e incluso provocar la muerte. En situaciones de extremo calor se puede dar el caso de una gran pérdida de líquido en el cuerpo y, por ello, se nos recomienda que bebamos mucha agua.

Magazing_2670_potomania

En el extremo contrario están las personas que consumen demasiada cantidad de agua. Potomaníacos: potos, en griego bebida, y mania que signfica demencia. El impulso irrefrenable de beber agua es una enfermedad que la actual psiquiatría recoge como un trastorno del control de los impulsos.

Por el medio andarían aquellas personas que exceden el consumo de agua por un mito mal comprendido de que son necesarios dos litros de agua al día y que, incluso, más de esa cantidad ayuda al cuerpo a eliminar toxinas.

No es extraño ver por la oficina la típica persona dando chupitos a una botella con hierbas, tomando tés y acompañando todas sus reuniones con una botella de agua de un litro que deberán rellenar dos veces por día.

El límite de agua que debes tomar nos lo marca las ganas de beber que tenemos, es decir, el propio cuerpo regula la necesidad de beber agua sin que sea necesario un esfuerzo externo en situaciones normales.

Aunque un exceso de agua no debería suponer un problema porque el cuerpo lo filtra y se encarga de liminarlo, existen casos de sobrehidratación en los que se pueden dar problemas cardiovasculares e incluso la muerte.

Cuando un indivíduo sufre cierto impedimento, inconsciente, a la hora de ingerir agua suele tratarse de un mecanismo del propio cuerpo para no exceder la necesidad del insaboro elemento.

El proceso de deglución se cierra, cuesta más tragar el agua, cuando se alcanza una cantidad más que suficiente. Podríamos decir que el cuerpo trata de avisarnos de ese innecesidad de seguir bebiendo.

Al beber demasiada agua se producen sensaciones deagradables que pueden ir desde la apatía, náuseas, desorientación, etc. La pérdida de electrolitos en la sangre altera el funcionamiento del sistema nervioso.

Es cierto que una persona sana puede necesitar unos dos litros de agua al día pero no sólo se ingieren en en estado líquido sino que también a través de fruta, verdura y la mayoría de los alimentos que ingerimos.

En definitiva, el mejor consejo, lo suele dar el propio cuerpo quien, sabiamente, nos pide beber, ejercicio físico, alimentos equilibrados, etc. Forzarnos sin la supervisión de un médico no es nada aconsejable y, especialmente, si lo hemos leído en alguna revista o foro de Internet.

La imagen pertenece a Jake Young

Share Button
Edu Cattivo
¡Sígueme!

Edu Cattivo

Experto en formación y apasionado de la tecnología. Soy un gran fisgón de libros y un apasionado de los MOOC (massive open online course).
Edu Cattivo
¡Sígueme!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *