Fobia social y miedo a la exposición en los tiempos de Redes Sociales

Share Button

La mayoría de las personas que tenemos acceso a la tecnología, disfrutamos de sus ventajas. Pero la tecnología también provoca rechazo en mucha gente. Además de adicción, ansiedad y todo tipo de síndromes que están siendo tratados.

“Algunas cosas están bajo nuestro control y otras no. Sólo tras haber hecho frente a esta regla fundamental y haber aprendido a distinguir entre lo que podemos controlar y lo que no, serán posibles la tranquilidad interior y la eficacia exterior.” (Epicteto)

Pero, ¿cuál es el rol que ocupan hoy las redes sociales en la fobia social? ¿Ayudan o perjudican?

En la mayoría de los casos las utilizamos tanto personal como profesionalmente, en mayor o menos medida. Pero hoy en día, algunas personas aún desconfían o sienten fobia hacia la tecnología, las redes sociales y todo lo que representan.

Algunos de los miedos en caso de a nivel personal, pueden ser los siguientes: ¿voy a perder mi intimidad? ¿Van a poder opinar los demás sobre mi vida y pensamiento? ¿Me van a ocupar las redes sociales demasiado tiempo? ¿Voy a volverme tan dependiente de ellas como todas las personas que veo por la calle y que parece que no pueden pasar un minuto sin consultar su Facebook, Twitter o Instagram?

Pero quizás estas personas no han caído en la cuenta de algunas ventajas que representan para cada uno de nosotros, como ejemplos a destacar los siguientes: interactuar con personas de otras ciudades e incluso de otros países, estar al día de la información de primera mano, aunque a veces acabamos cayendo en la desinformación que estamos viviendo con los medios de comunicación, te ponen en contacto con personas notables a las que posiblemente nunca habrías tenido acceso, te permiten colaborar con comunidades y foros de personas con intereses parecidos a los tuyos que -al coincidir en un mismo tiempo y lugar- dan lugar a cosas increíbles, te acercan conocimientos que en el pasado estaban restringidos a unos pocos privilegiados, te pueden ofrecer oportunidades profesionales que quizás de otra manera no podrías conseguir.  Las redes sociales nos abren nuevos mundos que merece la pena descubrir, tanto en lo personal como en lo profesional.

También deberíamos tener en cuenta que nosotros tenemos la llave de la puerta de nuestra intimidad, y nosotros decidimos hasta dónde la abrimos, qué mostramos y que ocultamos. Y no nos quepa duda de que la gente hablará de nosotros, estamos ante una sociedad en la que todo se sabe o sino se intuye, y desgraciadamente, no siempre dirán cosas buenas de nosotros; pero así es la vida.

Sin duda, las redes sociales deberíamos usarlas con más cabeza y menos fervor, hay que saber gestionar y planificar el tiempo que le dedicamos a ellas sin causar una posible adicción o dependencia.

Además, tenemos que ser conscientes de que ha habido un cambio generacional, y con ello también cambios tecnológicos generacionales, el primer iPhone se puso a la venta en 2007, hace tan sólo 9 años e Internet comenzó a extenderse en 1998 o 1999, hace tan sólo 17 años.

Y los nativos digitales, es decir, los niños que han nacido tras la invención de Internet o el móvil y conocen la tecnología desde que tienen uso de razón, serán menos propensos a sufrir las fobias y ansiedades que generan tanto la tecnología como las redes sociales, puesto que están acostumbrados a ellos.

Pero la cuestión es la siguiente: ¿seremos capaces algún día de superar nuestro miedo a la exposición en redes sociales?

Share Button
Beatriz Infanzon
Follow me

Beatriz Infanzon

Nacida a mediados de los años 80. Creo historias emocionales utilizando técnicas de storytelling, branding emocional y el poder de las Redes Sociales.
Amante del cine, un buen libro, la música, las series; me considero una persona ecléctica, abierta a nuevos proyectos y colaboraciones. Sonrisa como filosofía de vida.
Beatriz Infanzon
Follow me

Acerca de Beatriz Infanzon

Nacida a mediados de los años 80. Creo historias emocionales utilizando técnicas de storytelling, branding emocional y el poder de las Redes Sociales. Amante del cine, un buen libro, la música, las series; me considero una persona ecléctica, abierta a nuevos proyectos y colaboraciones. Sonrisa como filosofía de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *