Educación y tecnología en niños y adolescentes

Share Button

Quizás no seamos conscientes de que la educación ha cambiado y ha evolucionado en detrimento de algunos valores y principios. Vivimos en una época en la que hay crisis de valores y principios, y no nos damos cuenta, o más bien no nos queremos dar cuenta.

“Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad. El mundo solo tendrá una generación de idiotas.” (Anónimo)

A veces me pregunto si llegará el día que esto ocurra y cómo lograremos enfrentarnos a ello.

Creemos que la educación de los hijos se debe dar en las escuelas y que debe estar a cargo de los maestros, pero quizás ahí reside un gran error. Debemos darnos cuenta de que los primeros que deben educar a los niños son los padres, los maestros están para formar a futuros adultos.

Es importante que los padres tengan en cuenta la educación de sus hijos, puesto que el deber de los progenitores no sólo consiste en alimentar, vestir y darles un techo a los hijos… consiste en educarles para que estén preparados para cualquier adversidad que puedan encontrarse por el camino.

Tenemos que ser conscientes de que los niños cuando llegan al mundo son lienzos en blanco y se pueden convertir en una persona u otra dependiendo de la educación que haya recibido y del entorno en el que crezcan.

Hace ya algún tiempo me vengo fijando por la calle y en establecimientos que los niños pasan más tiempo con el smarthphone y/o la tablet que jugando con otros niños. Parece ser que se están perdiendo las viejas costumbres que solíamos tener de ir a una cafetería y jugar en la calle con otros niños, ir al parque a jugar al balón, al escondite, y a muchos juegos que antes se hacía. Ahora pasas por un parque y ves cada vez menos niños jugando, incluso vas a cualquier sitio y los ves jugando con cualquier aparato tecnológico (véase smarthphone, tablet, Nintendo DS).

Lo que debemos tener en cuenta es que uno de los mayores enemigos en el caso de los jóvenes no radica en la tecnología, sino más bien en el tiempo que le dedican. Desde mi punto de vista, creo que hay que enseñarles la diferencia entre el buen uso y el abuso. No siempre están perdiendo el tiempo, pero si de algo me he dado cuenta es que la concepción que tiene un adulto y un adolescente del tiempo es radicalmente distinta. Los más jóvenes no le dan ningún valor. Y muy fácilmente se les escapa de las manos y pierdan la noción de lo que es realmente importante: estar con ellos mismos, poder reflexionar estar con la familia. Pero la tecnología bien utilizada nos debe ayudar a ganar esa batalla del tiempo para lo que es trascendental. Es muy importante poner normas y marcar límites desde el principio, porque si no, se nos escapa de las manos.

Quizás mi mayor temor es que la tecnología termine aborregando y adoctrinando a los adolescentes, puesto que no son conscientes de que viven en un mundo de irrealidad y cada vez más tienen menos interés en estar en el mundo real. Desde mi punto de vista, habría que poner normas para que se relacionen. Ponerse serio y marcar ciertos límites.

Esto no quiere decir que no esté de acuerdo en la nueva educación que se da fomentando el buen uso de la tecnología. Pero no estoy muy de acuerdo en que niños menores de 12 años estén haciendo uso del smartphone y de la tablet, puesto que hay muchos progenitores que les facilitan su uso para no tener que aguantar los lloros del niño/a o porque es más fácil contemplarles de esa forma.

Si algo creo que es importante es que se enseñé tanto a los niños como a los adolescentes a desconectarse de los dispositivos para aprender a conectarse con el mundo real. Porque puede llegar un momento que se encuentren tan a gusto en esos mundos paralelos que acabaremos perdiéndolos, y esto puede repercutir en la sociedad y los valores que tenemos como comunidad.

Ojalá fomentemos más las relaciones interpersonales y menos el mundo virtual.

Share Button
Beatriz Infanzon
Follow me

Beatriz Infanzon

Nacida a mediados de los años 80. Creo historias emocionales utilizando técnicas de storytelling, branding emocional y el poder de las Redes Sociales.
Amante del cine, un buen libro, la música, las series; me considero una persona ecléctica, abierta a nuevos proyectos y colaboraciones. Sonrisa como filosofía de vida.
Beatriz Infanzon
Follow me

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *