Las performances más frikis de Marina Abramović

Share Button

Si has tenido ocasión de ver una performance alguna vez en tu vida, probablemente te hayas preguntando: ¿quién le hizo tanto daño a esta persona y por qué esto se considera arte? Te entendemos, nosotros también hemos estado en la misma situación (hay mucho mal artista suelto). Sin embargo, el arte performático puede ser una cosa muy seria.

Magazing_-Abramovic

La artista serbia Marina Abramović es algo así como la abuela de la performance y, aunque hay quienes han dejado de creer en ella, lo cierto es que durante su carrera de más de 40 años en activo ha hecho obras muy importantes, transgresoras y radicales.

Para pillar el truco, hay que entender que el “performance art” consiste en un artista o conjunto de artistas realizando una acción determinada en un momento determinado. En otras palabras, el performance original no dura ni puede repetirse, por lo que forman parte de él tanto la persona que lo realiza como el público que lo contempla.

¿Arte? ¿Tomadura de pelo? Sorprendentemente, tu opinión cuenta mucho, pues sin ti como público la instalación no tiene ningún sentido. Sin embargo, entre todo el ejército de artistas que se dedican a esta actividad, las performances de la señora Abramović han destacado siempre por exponer su cuerpo y mente a experiencias radicales o dolorosas, que hiptonizan hasta al más escéptico de los críticos.

Juzga por ti mismo o misma:

 

Las cuatro performances más locas y geniales de Marina Abramović

1. Marina puso a disposición del público diversos objetos capaces de causar dolor o placer, como miel, plumas, espinas e incluso una pistola y una bala. Y se quedó allí de pie durante muchas horas: la idea era que la gente interactuara con su cuerpo a través de los objetos. ¿Crees que fueron amables o crueles?


2. Marina y su ex pareja Ullay se gritan uno a la boca del otro durante 15 minutos. Es mucho tiempo para gritar si no estás en buena forma física (¡inténtalo!), así que ya es admirable solo porque lo consiguieron. Pero esta performance representa algo más. Descúbrelo:

 

 

3. ¿Confías en tu pareja? Imaginamos que sí, así que lo preguntaremos de otro modo: ¿confiarías en tu novia o novio si te apuntase con un arco y una flecha en tensión durante mucho, mucho tiempo?

 

4. ¿Soportarías pasar más de 700 horas en una silla, sin mover un solo músculo y mirando fijamente a quien se sentase frente a ti? Marina lo hizo en el MoMA. Y vaya si lo hizo bien:

 

 

Share Button

Deja un comentario