La muerte de Mr Robot: Borrado y reinicio

Share Button

Esta serie sobre las aventuras de un hacker yonki con problemas mentales es uno de los referentes del panorama audiovisual actual. Hija de su tiempo, Mr. Robot, nos plantea una utópica revolución que acabará con la actual forma de vida occidental.

Tiene mucho de producto de masas disfrazado de mensaje  alternativo, pero es también un collage que bebe sobre todo del cine de Fincher. Posee poderosas escenas, deliberadamente desconectadas del ritmo de la trama principal, que funcionan de manera potente y por último está Rami Malek.

En la temporada 3 ya se perciben síntomas de agotamiento. Aún así, hay capítulos como el 8 en los que sin pasar nada son de los que hacen que ver series merezca la pena. El protagonista pertenece a la denostada generación millennial; esa juventud que se busca la vida en el mundo confuso y caótico heredado de sus mayores. Una generación descrita en demasiadas ocasiones como desnortada y sin referentes. El tener un objetivo, un plan o sencillamente no ahogarse en la superficialidad impuesta por el stablishment tampoco parece gustar. Elliot como representante ficticio de esta hornada lucha a contracorriente con una inteligencia e inocencia que a menudo resultan contradictorias.

Al fin y al cabo el hijo de Mr. Robot, en su infinita ingenuidad, sólo quiere cambiar el mundo.

Es también un retrato de la soledad y la necesidad de conectar. Otro tema de nuestra época. Es aquí donde el capítulo 8 cobra especial relevancia. Un tipo con las habilidades sociales tan limitadas es ayudado en su momento de duda por el aliado más inesperado. En este borrado y reinicio es donde la serie alcanza, siempre desde la sencillez, sus mejores momentos. Y es que a pesar de su factura visual impecable, sus intros molonas, sus huevos de pascua y sus continuas referencias pop; son los monólogos y diálogos donde este producto destaca sobre la media.

Unas palomitas, una charla, un recuerdo, una piruleta, un nuevo amigo. Nada más importante que las cosas pequeñas. Nuestro taciturno protagonista tiene razón: Cuando haces un borrado siempre hay cosas que quieres recuperar. Don’t Delete me.

 

Share Button
Manuel Cobo

Manuel Cobo

Abogado no ejerciente y cinéfilo empedernido. Siempre en decadencia.
Manuel Cobo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *